AMLO exige a Peña Nieto atender el grave problema de la inseguridad

Comparte esta noticia:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Pide al Presidente que llame a cerrar filas al gabinete federal en la materia

Para unos, soy sectario; para otros, me volví fresa, dice en respuesta a declaración de Solá

Es inadmisible que la fiscalía de Guerrero haya criminalizado a los dos sacerdotes asesinados en ese estado, señaló Andrés Manuel López Obrador durante un mitin en ColimaFoto Juan Carlos Flores
Juan Carlos Flores
Corresponsal
Periódico La Jornada

Colima, Col.

Andrés Manuel López Obrador pidió al presidente Enrique Peña Nieto que llame a cerrar filas a todo el gabinete de seguridad del gobierno federal y asuma su responsabilidad, no desatender ni delegar en funcionarios menores la atención al problema de la inseguridad y la violencia.

El precandidato a la Presidencia de la República de Juntos Haremos Historia planteó que se debe enfrentar el flagelo de la violencia, que está incontrolable en el país. Indicó que desde (el gobierno de Felipe) Calderón venía mal la situación de inseguridad y violencia en Colima, pero en este sexenio rebasó todo.

A cuatro días de que concluya la precampaña –cierra el domingo en Guadalajara, Jalisco–, López Obrador dijo que Peña Nieto debe atender todo lo relacionado con el grave problema de la inseguridad y la violencia.

Se refirió al asesinato de dos religiosos en Guerrero y señaló que cuando se llega al extremo de no respetar la vida de un sacerdote, es síntoma de mucha descomposición social. Calificó de inadmisible que la fiscalía de Guerrero haya criminalizado a los dos sacerdotes asesinados en esa entidad:

No me gustó que inmediatamente después de que encuentran asesinados a los sacerdotes empiezan a vincularlos con la delincuencia. Independientemente de si estaban o no vinculados, se habla de crímenes, de seres humanos, y se requiere que se investigue y se termine la violencia.

Al decirle que fueron vinculados con el narcotráfico, respondió que eso no autoriza a que los asesinen. Además, quién dio a conocer esas fotos y bajo qué condiciones se tomaron.

Acerca de la declaración de Antonio Solá –publicista español que trabajó para la campaña de Felipe Calderón en 2006– de que ya no es un peligro para México, López Obrador manifestó que es el mundo al revés: para unos sigo siendo sectario, un peligro para México, y para otros ya me volví fresa, casi fifí o ñoño.

Calculó que lo que se roban los políticos es casi el presupuesto de Colima de 25 años y vamos a cortar el copete de privilegios. Eso impulsará el desarrollo, dijo, porque ese dinero se redirigirá a acciones productivas. “Vamos a recortar los sueldos de los de arriba, porque vamos a aumentar los de los de abajo; van a aumentar los sueldos de los maestros, los enfermeros, los trabajadores, los campesinos (…) nos va a alcanzar el presupuesto porque vamos a terminar con las canonjías. No vamos a pagar pensiones a los ex presidentes (ya que) ni Obama tiene una pensión de 5 millones de pesos mensuales. En ningún lugar se paga una pensión (así)”, concluyó.