En las manos de un puñado de poderosos empresarios mexicanos están los proyectos de construcción la Torre de Control, el Edificio Terminal, el pavimento y las ayudas visuales de la Pista 3, la losa de cimentación, la construcción del drenaje pluvial y la construcción del acceso y las plataformas de la Pista 2 del Nuevo Aeropuerto Internacional de México.

Las encargadas de esas labores son compañías propiedad de Carlos Slim Helú, Carlos Hank Rhon, Olegario Vázquez Aldir, Hipólito Gerard Rivero (cuñado del ex Presidente Carlos Salinas de Gortari), Rolando Cantú Barragán (primo del constructor de la “casa blanca”), y de quienes construyen el encarecido Tren México-Toluca, así como de los constructores del Paso Exprés de Cuernavaca, donde dos personas murieron luego de que se abriera un socavón.

Estos empresarios acaparan, en sólo 16 contratos –unos individuales y otros en conjunto–, el 77 por ciento del presupuesto que ha emanado hasta el momento para la construcción de dicha obra, de acuerdo con la información pública del GACM y de la SCT.

SinEmbargo revisó los 321 contratos del Nuevo Aeropuerto Internacional de México para realizar ésta y otra dos entregas donde se analiza en manos de quién está la construcción, cómo fueron asignados de los contratos y los gastos que se han realizado hasta la fecha.

Ciudad de México, (SinEmbargo).– Las empresas de Carlos Slim Helú, Carlos Hank Rhon, Hipólito Gerard Rivero, Rolando Cantú Barragán, Olegario Vázquez Aldir, Bernardo Quintana Isaac y constructoras como Iuyet –que participa en la construcción del Tren México-Toluca– y Aldesem, Epccor y Aldesa –encargadas de construir el Paso Exprés de Cuernavaca–, concentran el 77 por ciento del presupuesto que se ha pagado, hasta el momento, en la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).

Con base en los datos abiertos del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), de los 321 contratos que se han celebrado hasta hoy, este grupo de empresas han obtenido sólo 16. El monto de esos contratos asciende a 106 mil 890 millones 791 mil 874 pesos, y esto representa el 77 por ciento del monto total.

La mayoría de esos contratos están relacionados con la obra pública y otros servicios.

En los últimos días, la construcción del NAIM se ha convertido en un tema de debate en que han participado los candidatos a la Presidencia de México, así como el actual Presidente Enrique Peña Nieto y otros funcionarios de la administración federal.

El candidato de la coalición “Juntos Haremos Historia”, Andrés Manuel López Obrador, quien desde un principio se opuso a la obra al considerarla excesiva en su costo y pedía la habilitación de la Base Aérea de Santa Lucía, ha pedido la revisión de cada uno de los contratos y cancelar en los que se encontrara algún caso de corrupción o algo mal fundado.

En respuesta, José Antonio Meade, representante de la alianza “Todos por México, dijo que cancelar la obra sería irresponsable y “afectaría al desarrollo de México”. El representante de “Por México Al Frente”, Ricardo Anaya Cortés, y la independiente Margarita Zavala Gómez del Campo se pronunciaron también en favor de la megaconstrucción.

El Gobierno federal también se sumó a la defensa del proyecto.

Hace un par de semanas atrás, Federico Patiño Márquez, director general del GACM, y Eduardo Sánchez Hernández, vocero de la Presidencia de la República ofrecieron una conferencia de prensa para resaltar las inversiones.

Eduardo Sánchez dijo que la obra tiene 140 mil millones de pesos comprometidos en 321 contratos, y el NAIM es hoy el principal generador de empleos del país. En su turno, Federico Patiño Márquez defendió la legalidad de la obra y aseguró que la cancelación del NAIM implicaría pérdidas para el Gobierno federal por 120 mil millones de pesos.

Avance de la construcción del del Nuevo Aeropuerto Internacional de México. Foto: Saúl López, Cuartoscuro

Esta es una de las obras que será emblema del peñismo. El Presidente la anunció en los últimos meses de 2014. En esa ocasión, el Primer Mandatario prometió empleos, grandes inversiones y mejora en el transporte para garantizar la conexión al Nuevo Aeropuerto Internacional que se ubicará en Texcoco, Estado de México.

Poco después del anuncio vinieron la fallida licitación del Tren de Alta Velocidad México-Querétaro, Ayotzinapa, la “casa blanca” de la familia presidencial y el recorte al gasto público de enero de 2015.

Esos hechos modificaron el andar de la administración y específicamente el rumbo de la política de infraestructura que se aplaudió cuando, desde 2012, se presentó el Plan Nacional de Infraestructura de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

En ese documento, el NAIM era la joya de la corona.

En septiembre de 2017, SinEmbargo realizó una visita a la zona en la que se construye el NAIM, en un terreno donado por la Comisión Nacional del Agua (Conagua) de 4 mil 960 hectáreas.

Un funcionario del GACM fue claro cuando se le preguntó sobre lo que entregaría Enrique Peña Nieto a la siguiente administración: “conforme al plan maestro que se tiene, tendrían que estar completamente terminadas las pistas 2 y 3; un gran avance de la estructura del Edificio Terminal [sin el equipamiento correspondiente] y prácticamente concluida la Torre de Control [también sin equipamiento]. Digamos obra negra. Eso es lo que se vería a finales de 2018. No podría estar ni en servicio ni en pruebas, las cuales empezarían hasta finales de 2019”.

El Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto ha defendido el aeropuerto en construcción en los últimos días. Foto: Mario Jasso, Cuartoscuro

Es difícil saber cuánto ha costado hasta ahora y cuánto costará finalmente la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), la obra más importante del sexenio del Presidente Enrique Peña Nieto.

El precio de la obra también está en entredicho. Diferentes actores políticos han señalado que tanto el precio final como el esquema de financiamiento se han modificado en los dos años que lleva en construcción.

De acuerdo con las cifras que la SCT y el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) han actualizado, el valor total del NAICM ya ronda en los 186 mil millones de pesos, frente a los 169 mil millones de pesos que era su valor inicial; es decir, el costo creció 10 por ciento más, lo que significa 17 mil millones de pesos extras.

Hasta el momento se tiene comprometido ya un presupuesto de 117 mil millones de pesos, pero la obra se mantiene en la Fase Preliminar.

El avance físico financiero actual es de 12.43 por ciento, con 14 contratos registrados equivalentes a 117 mil 407 millones 763 mil 456 pesos, pero hasta el momento sólo se han pagado a las empresas 14 mil 598 millones 153 mil 373 pesos.

El monto de los contratos disponibles en el portal del GACM asciende a 137 mil 232 millones 459 mil 135 pesos.

SLIM, HANK, HIPÓLITO GERARD, ICA Y EL PRIMO

Hasta el momento, el contrato más costoso lo tienen Operadora Cicsa, propiedad de Carlos Slim Helú, y Edificadora GIA+A, que es propiedad de Hipólito Gerard Rivero, cuñado del ex Presidente Carlos Salinas de Gortari y reconocido contratista.

Junto con las empresas Constructora Terminal Valle de México y Promotora y Desarrolladora Mexicana, son las encargadas de la Construcción del Edificio Terminal. El monto de ese contrato [LPI-OP-DCAGI-SC-002-17], que se licitó públicamente, es de 84 mil 828 millones 377 mil 320 pesos.

El que le sigue en monto es el contrato LPI-OP-DCAGI-SC-080-16 para la Construcción de la losa de cimentación del Edificio Terminal que obtuvo un consorcio liderado por ICA –propiedad de Bernardo Quintana Isaac– Impulsora de Desarrollo Integral, Construcciones y Trituraciones, Controladora de Operaciones de Infraestructura y Constructora El Cajón.

El monto de ese contrato es por 7 mil 555 millones 647 mil 477 pesos.

ICA tiene en lo individual un contrato [ITP-OP-DCAGI-SC-014/15] por 16 millones 094 mil 344 pesos para la construcción de caminos de acceso a la zona del Edificio Terminal en la primera etapa. La licitación se hizo bajo el formato de invitación a tres personas.

Luego está el contrato LPI-OP-DCAGI-SC-072-16 por 7 mil 359 millones 204 mil 570 pesos que ganaron Operadora Cicsa –Slim de nueva cuenta–, Desarrolladora Mexicana (Prodemex) –del empresario Olegario Vázquez Aldir– y La Peninsular Compañía Constructora –propiedad del mexiquense Carlos Hank Rhon–.

Otra de las empresas ligadas a este último personaje es Construcciones y Dragados del Sureste, que tiene un contrato [LPN-OP-DCAGI-SC-076/15] por 233 millones 470 mil 982 pesos para realizar los trabajos relativos a la construcción del drenaje pluvial temporal y otro [LPN-OP-DCAGI-SC-115/15] para los trabajos relativos a carga, acarreo y descarga fuera del Polígono del material existente, por 777 millones 986 mil 957 pesos.

Le siguen el arquitecto Norman Foster, quien resultó electo por adjudicación directa con Fernando Romero Havaux, yerno de Carlos Slim. El contrato AD-01-CTO.MTO.-2014 por 2 mil 692 millones 364 mil 464 pesos fue para la Elaboración de los proyectos ejecutivos para la construcción del Edificio Terminal de pasajeros, las vialidades de acceso y estacionamientos y Torre de Control y Centros de Control de Operaciones.

Al momento se tienen registradas cuatro modificaciones a ese contrato.

Rolando Cantú Barragán tiene dos contratos con su empresa Transportaciones y Construcciones Tamaulipecos. Uno [AD-OP-DCAGI-SC-088-16] para la rehabilitación de la infraestructura vial en el Municipio de Texcoco por 54 millones 099 mil 060 pesos y otro [LPN-OP-DCAGI-SC-114/15] para la construcción de los caminos provisionales de acceso al NAIM, por 608 millones 275 mil 577 pesos. El primero fue una Adjudicación Directa y el segundo una Licitación Pública.

Carlos Slim Helú y Bernardo Quintana Isaac, algunos de los ganones con el Nuevo Aeropuerto. Foto: Misael Valtierra, Cuartoscuro

LAS EMPRESAS DEL SOCAVÓN

Luego de que en el recién inaugurado Paso Exprés de Cuernavaca, Morelos, se abriera un socavón en el que perdieron la vida dos personas, los nombres de las empresas encargadas de esa obra sobresalieron entre la lista de contratistas del NAIM. Son Aldesem, Epccor y Aldesa.

Tienen contratos por 5 millones 038 mil pesos [LPN-O-DCAGI-SC-024/15], 13 millones 942 mil [ITP-OP-DCAGI-SC-012-16], mil 242 millones 171 mil pesos [LPI-OP-DCAGI-SC-011-17] y mil 399 millones 983 mil 017 pesos [LPI-OP-DCAGI-SC-093-16].

Aldesem estará encargada de la construcción de accesos y plataformas para exploración geotécnica para la Pista número 2; de la construcción de accesos y plataformas para exploración geotécnica, rehabilitación de tramos de prueba y bacheo somero de los caminos existentes y de la construcción del Edificio de la Torre de Control.

Epccor se encargará de la construcción de la losa de cimentación del centro de transporte terrestre.

EMPRESA DEL TREN A TOLUCA

Finalmente están los cuatro contratos del Consorcio Iuyet. Esta empresa participó en la construcción de la Línea 12 del Metro como supervisora de obras y repitió esa misma función con el Tren México-Toluca.

En diciembre pasado se cumplió el plazo del Gobierno federal para inaugurarlo. La obra no está concluida y las acusaciones de desvío de recursos ya lo acompañan. En medio de todo, es ya un proyecto que superó su precio original por 37 mil 711 millones 786 mil 109 pesos.

De acuerdo con el Presupuesto de Egresos de la Federación de los últimos cinco años, el monto destinado al Tren Interurbano pasó de 21 mil 504 millones 965 mil 473 pesos en 2014 a 59 mil 216 millones 751 mil 582 pesos para 2018, un 175 por ciento más de lo presupuestado en un inicio.

Esta empresa tiene tres contratos. Uno [AD-SRO-DCAGI-SC-002-15] para la realización de estudios de geotecnia, topografía, geodesia y levantamiento de información geográfica por 29 millones 233 mil 731 pesos que le fue asignado por Adjudicación Directa.

Otro [ITP-SRO-DCAGI-SC-048/15] por 33 millones 577 mil 144 pesos por un estudio de las características topográficas del terreno del NAIM que obtuvo bajo una licitación por invitación. Y uno más [LPN-SRO-DCAGI-SC-009-16] por 41 millones 324 mil 450 pesos para un estudio de ingeniería geomática para el proyecto de pistas, plataformas, calles de rodaje y edificios del NAICM.

Este último proyecto lo obtuvo de una Licitación Pública.