Recorren Antropólogos del INAH Sitio Arqueológico del Río Tamesí

Comparte esta noticia:
  • 7
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    7
    Shares

Impulsa Alma Laura Amparán Rescate y Preservación de la Cultura Huasteca

ALTAMIRA, TAMPS.- Al recorrer el sitio arqueológico de Cúes de Palmas Altas, ubicado a la ribera del río Tamesí, la alcaldesa Alma Laura Amparán Cruz destacó que el municipio de Altamira posee una extraordinaria riqueza antropológica localizada en distintos asentamientos prehispánicos pertenecientes a la cultura huasteca.

Acompañada por el Delegado Federal del Instituto Nacional de Antropología e Historia en Tamaulipas, Carlos Arturo Giordano Sánchez y por los arqueólogos del centro Tamaulipas del INAH, Alma Vega Barbosa, Gustavo Ramírez Castilla, Sixto Rodríguez Rosas y Víctor Valdovinos Pérez, la primera autoridad encabezó la travesía acuática hasta la citada comunidad.

Ahí, recorrieron el sitio arqueológico compuesto por tres montículos distribuidos en forma estratégica teniendo al centro una superficie llana donde los antiguos pobladores llevaban a cabo su vida cotidiana.

Alma Laura Amparán sostuvo que su administración tiene el propósito de impulsar el desarrollo turístico y cultural de los diferentes sitios arqueológicos localizados en la geografía municipal, en coordinación con el Gobierno del Estado y la Federación a través del Instituto de Antropología; con el fin de rescatar y preservar la cultura prehispánica, así como establecer las bases para la futura creación de espacios para la conservación y exhibición de la riqueza precolombina de la región.

Al explicar la importancia del asentamiento cultural, el investigador en jefe del Instituto Nacional de Antropología e Historia, Gustavo Ramírez Castilla recordó que desde el año de 2008 se cuenta con un registro de los asentamientos prehispánicos de la cuenca lacustre del Tamesí, donde se incluye el sitio arqueológico de Cúes de Palmas Altas.

“Esta es una área bastante extensa, que bien vale la pena investigar porque forma parte de ese conjunto de población prehispánica asentada en el municipio de Altamira entre el año 500 antes de Cristo y el año 200 de nuestra era”, recalcó.

El arqueólogo detalló que en el sitio se han encontrado restos de viviendas prehispánicas, vasijas, figuras, artefactos cotidianos, herramientas y evidencia que ubica al lugar en el periodo del pos-clásico huasteco, lo que, dijo, “una vez que realicemos las excavaciones necesarias, nos ofrecerán una visión más exacta de la conformación social y económica del sitio”.

Al recorrido asistieron también alumnos de la escuela internacional de antropología e historia, síndicos y regidores de la comuna; así como funcionarios del área de cultura del Ayuntamiento altamirense.