Palomas de plaza de Armas convertidas en plaga

Comparte esta noticia:
  • 12
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    12
    Shares

Por: Ordenador

Tampico, Tamps. En una plaga se han convertido las palomas que se encuentran en la periferia de la plaza de Armas de Tampico, al menos así lo señaló hoy la secretaría de ecología del ayuntamiento porteño, Alejandra Covadonga Lólez Sánchez quien consideró que para erradicarlas debe de evitarse la venta de alimentos en esa zona o que quienes están ahí cambien de giro.

«Las palomas se han convertido en una plaga no es unos cuantos pajaritos que se ven muy bonitos a la hora que están todos juntos en el suelo y empiezan a volar sueltan estás bacterias, lo ideal es controlarlos, yo siento que la única forma de control es que se les dejé de dar alimento, al no darle el alimento aquí en la plaza de Armas van a ir a buscarlo a otros lugares no se van a morir ni muchísimo menos»

Expresó que aunque se dice que las palomas representan un atractivo turístico, pero también generan un problema de salud pública que propicia enfermedades, que afectan principalmente a menores de edad y daños a inmuebles históricos como la Catedral de Tampico.

«Un punto turístico como dicen que a la gente le gusta darles de comer, tenemos la certeza que estos animalitos pueden propagar enfermedades que pueden convertirse en graves que son incluso difíciles de diagnosticar pueden afectar a los pulmones en el plan dematológico a la piel, hay inclusio también al sistema digestivo»

López Sánchez expresó que en años anteriores, una empresa foránea ha retirado entre 100 a 200 palomas, pero la cantidad resulta insuficiente para la población que existe.

Agregó que otra problemática que aqueja a la zona son las ardillas que se alimentan de cacahuates que se venden lo cual no les favorece y han secado árboles de la plaza de Armas para subsistir lo que no pasaría si estarían en su hábitat en el bosque o aunque dijo no le corresponde, se refirió también los mapaches que se localizan en la escollera de playa Miramar que también representan un problema de salud pública fuera de su hábitat natural.

Fuente: Ordenador