Leal Doria, “¡El Partido, Soy Yo!”

Comparte esta noticia:
  • 58
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    58
    Shares

Por: Víctor Contreras

En el partido Morena, los ánimos están muy caldeados y las crisis políticas internas que padece, demuestra no quiere ganar la mayoría del Congreso, pese que tiene todo para ganarlo.

Y siempre hay culpables, responsables o simplemente: estorbos.

Desde que se fundó el partido Morena en Tamaulipas, Antonio Leal Doria, nulificó a todos los integrantes del Comité Estatal.

Antidemocrático como lo ha demostrado su paso por el PRI, el PAN, el PRD y ahora Morena, en un puño controla y con una total opacidad las finanzas del partido y nunca ha entregado informes ni al comité estatal y menos a la dirigencia nacional.

Es posible que el presidente Enrique Torres Mendoza y Nancy Ruiz, presidente y Secretaria General de Morena en la entidad, pongan el dedo en la llaga y por reglamento interior exijan un pormenor y los Informes sospechosos de las finanzas. Y aquí, hay gato encerrado.

No solo es el Presidente del Consejo Estatal, también controla como todo un capataz al personal administrativo y estos, solo obedecen sus órdenes, su coto de poder.

Leal Doria, es luz de la calle y oscuridad de su partido, pregona y exige hacia fuera una democracia que no practica en la organización que dirige.
Era representante de Morena ante el Insituto Electoral de Tamaulipas, IETAM, hasta que no tuvo más remedio que dejarlo el 31 de marzo pasado.

Al ser borrado de la candidatura del catorceavo Disrtito, por cuestiones de género, se agandalló la segunda posición de las plurinominales dejando fuera por “sus fueros” a quienes se registraron y participaron y resultaron seleccionados en el proceso de la Asamblea Distrital y la Insaculación y en la que por tanto quedó fuera, pero se “agandalló” esa posición.

Este es Leal Doria: ¡El Partido, SOY YO!

Y no quiere soltar el poder y luchará con uñas (vaya, que las tiene afiladas) y dientes, sus cotos de poder, pues de no tenerlos, ¿qué va a vender o negociar?

Por eso, no quiere que nadie se acerque.

A Gattas, lo aniquiló en una marcha de apoyo a López Obrador.

En los tiempos de Eugnio Hernández, cuando Juan Genaro de la Portilla participó como candidato a la Alcaldía por el PRD en el municipio de Altamira, el interfecto e inefable Leal Doria, vendió la candidatura o la derrota al legendario Ricardo Gamundi, según dichos de los asesores del Altamirense.

Aquella famosa Credencial de Elector que tumbó a Jesús Villanueva de la Alcaldía de Hidalgo, y que ganó el PRD, pues también Leal Doria vendió ese movimiento, según dicen los que saben de historia política

Es de armas tomar, de mecha corta, dicen sus enemigos, pero aún así, es de la izquierda a ultranza, pues es visitante distinguido y reincidente desde el sexenio de Cavazos Lerma a la esquina poniente del tercer piso de palacio de gobierno y siempre sale con la sonrisa de oreja a oreja y con las alforjas llenas y el bolsillo canteado.

El BIPOLAR Alejandro Rojas, solo vino “a engordarle el caldo” a Leal Doria, y estos pilluelos lograron su propósito para quienes manejan con maestría las candidaturas y candidatos al Congreso Local del Estado.

El Chilanguito Rojitas, en sus incendiarios y desacreditados video-comentarios, dice y luego se desdice, ataca y luego elogia, como esos convidados a la fiesta, pero que no trae gafete de invitado oficial, y lo hace “solo por estar chinaneando la borrega”.

Y hasta ahorita, Rojitas no ha demostrado ¿en calidad de qué participa en la grilla “morenasca” de Tamaulipas, si no tiene vela en el entierro?

Ahora falta que desdiga que los 50 millones que le dieron a Yeykol Polevsky era un invento de su creativa fantasía.

¿Por qué Morena, no quiere ganar la mayoría del Congreso local?

¿Estará negociado Leal Doria?

¿O no quiere soltar el manejo de las finanzas y los apoyos económicos que darán a los candidatos y pasaran por sus manos?

Mejor aquí la dejamos y nos leemos mañana, si Usted quiere.