Opinión

Las aspiraciones del Cacharro Cantú; si no es gobernador interino, le echará el diente a la alcaldía de Reynosa

Fuentes fidedignas. Por: Isaias Alvarez

Luis Rene ‘Cacharro’ Cantú es un político gris, nada de provecho a aportado a sus representados como diputado pluri; en el curul, sus más relevantes acciones fueron pelearse con los guindos y seguir ordenes de su jefe CDV, aunado a que, en lo que estuvo de legislador, apoyó iniciativas y reformas para favorecer al gobierno saliente.

Desde hace más de un mes, este personaje pidió licencia indefinida para dizque apoyar en la campaña del candidato Cesar Verastegui Ostos, dejando a su suplente a cargo del puesto que desempeñaba. La duda por parte de la mayoría en el tema político y no por que estemos preocupados y esperando que el señor vuelva para beneficio del pueblo, o que extrañemos su non grata presencia en el congreso; es más que por que lo conocemos, que nos preocupa que pudiera estar tramando, ya sea para beneficio propio o de su jefe Cabeza de Vaca.

Quiere ser gober

De acuerdo con pláticas de café con los analistas más agudos de la zona, el señor quería ser gobernador, puesto que Francisco Javier se encuentra algo enemistado con la justicia federal, se presume que, en caso de que huyera antes de la entrega recepción y evitar ser aprehendido por los delitos que se le imputen, automáticamente se quedaría alguien de suplente a terminar el mandato, en este caso el Cacharro quiere ser. Y como se sabe, de acuerdo con la ley, para desempeñar un cargo de este tipo, tiene que pasar 90 días de no haber desempeñado cargo público alguno, entonces podemos deducir que ahora tiene sentido el que esté con licencia esta persona y perdiéndose de sus buenos 73 mil pesitos mensuales más bonos que les pagan a los diputados por ir a pelear y gritonearse entre ellos.

Le brillaron los ojotes en Reynosa

Ahora con la problemática que enfrenta Carlos Víctor Peña Ortiz, tarde o temprano se tendrá que elegir un nuevo alcalde. Aunque digan que va a volver o que se le concedió un nuevo amparo al prófugo de la justicia, el señor Carlos violó la ley de acuerdo con el código municipal de Tamaulipas. Independientemente de la denuncia que un miembro de su cabildo presentó en su contra el año pasado, Carlos no se presentó a trabajar al ayuntamiento y se le agotó el tiempo permitido en el formato de licencia que presentó; si hubiera pedido licencia indefinida, otra historia hubiera sido, pero no fue así.

Aquí entra el Cacharro de nuevo; el cabildo tiene la obligación de presentar una terna al congreso del estado y así se elija un nuevo alcalde por mayoría calificada, que significa que dos terceras partes del congreso tendrían que estar de acuerdo con la decisión de elegir una persona que ocupe el cargo. La mayoría la tiene el PAN y aliados, que, si bien no completan los votos para nombrar a quien le des la gana, sabemos de los trucos y trampas que usan para salirse con la suya y de esa manera apoderarse de Reynosa.

El pueblo que le haga como pueda

Lo que buscan los Cabecistas es simplemente enriquecerse, Reynosa y su gente les vale un cacahuate, pero los 2 mil 426 millones 673 mil pesos destinados para el único y exclusivo bienestar de los reynosenses les está haciendo ojitos; así que veremos muy pegados a diputados del PRIAN sobre este tema y como designar a alguien que puedan manipular a su antojo, en este caso el idóneo es Luis René.

Circulan más nombres por ahí, han mencionado a Humberto Prieto, que es conocido por ser muy amigo del clan Maki; se menciona, pero en menor escala a la diputada Magaly Deandar que es oriunda de Reynosa y fuera de escándalos, gritadera y peleas con sus demás compañeros ha sido muy apegada a los ideales de 4t. El tiempo y las trampas dirán, pero de que se están preparando tanto PRIAN como Morena, lo están haciendo. Carlos Peña ya es un cadáver político.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba